martes, 27 de septiembre de 2011

Las paradojas de mi propio ser

Aquí estoy, otro día más, delante de la pantalla del ordenador (que en español no hace falta hacer distinción entre PC y MAC xD). Hace tiempo que no escribo, si, es cierto, pero bueno, como siempre digo, ni es la primera vez ni será la última. Pero no, no ha sido porque me esté cambiando de red social, ni mucho menos. Si que utilizo algo más mis perfiles del Facebook o Twitter, bueno digamos que mantengo mi "vida iSocial" un poco más actualizada.
La verdad es que me propuse hacer eso para ver si mi circulo se ampliaba un poco, o incluso, si me abría un poco más. Pero poco se puede hacer cuando te cambias de gafas y nadie se da cuenta del cambio, NADIE...
Y si, esa es una de las paradojas más grandes a las que me enfrento día a día conmigo mismo. No puedo entender como puedo huir tanto de la gente pero que me afecte el ser invisible... Es, cuanto menos, raro. Bien es cierto que no quiero ser "popular", ni mucho menos, pero si, al menos, que se note mi paso por el mundo en algo. Que alguien note si ese espacio que ocupo está ocupado o relleno de aire, en definitiva, que a alguien le afecte la ausencia de este 'cero' a la izquierda en lo más mínimo.
Y si, se que mi máxima siempre ha sido que se me note lo menos posible, nunca he querido destacar en nada, pero no se, mantenía la estúpida idea de que mi onda cuántica afectaba a alguna otra de las que me rodean.
Bueno, puede que solo sean delirios de una tarde aburrida y de un inicio de curso no demasiado espléndido. En los días subsiguientes voy a empezar con mis nuevas estupideces. Esos actos que a mi me cuestan un mundo y que no son más que pequeños granitos de arena para cualquier otro ser humano. Soy así, ójala la cuántica hubiera hecho el mundo para que se la notara más y así yo no desentonaría tanto.

2 comentarios:

Sara1618 dijo...

Espero que no te enfades, pero el comentario de que nadie te ha dicho nada de las gafas nuevas me ha hecho gracia xD
Me ha recordado a esos días en que todo te sale mal y que, cuando crees que ya nada puede ir peor, la cosa más insignificante es la gota que colma el vaso.
Pero piensa ¿si el chico que se sienta un par de filas detrás tuyo se cambia de gafas tú te darías cuenta? No le des tanta importancia a esas cosas. La mayoría de las personas están tan preocupadas pensando en cómo piensan los demás de ellas que no les queda tiempo para preocuparse de los demás.

twisen dijo...

No te preocupes que no me enfado xD. Como se observa la entrada era una expresión de frustración por todo y por nada en general. Casualmente a partir del día siguiente y sobre todo desde el jueves las cosas pasaron a ser mucho mejores (aunque nadie se dió cuenta de lo de las gafas xDD, que la "critica" iba sobre todo por la gente de mi familia que no se percató xD no por los compañeros de clase, pero bueno que era solo una tontería, además que las 2 o 3 personas a las que me gustaría no resultarles invisible no iban a verme con algo tan insignificante xD).