lunes, 8 de agosto de 2011

Cuentos ¿de hadas?


Bueno, creo que ya va siendo hora de escribir una entrada con algo más de sustancia que las que llevo publicando hace un tiempo ¿no?. Antes de nada quería pediros perdón si se me cuela alguna falta ortográfica pero es que me veo obligado a utilizar el navegador web Opera, durante un tiempo, y no es que corrija de una manera muy buena... De todas formas en el PC no suelo cometer muchas, eso lo suelo dejar para el papel y el boli xD.

¿Qué tal va mi vida? Pues, como ya he puesto anteriormente, va extrañamente bien. Supongo que debería estar abatido o algo parecido, pero realmente... no. Mi estado de ánimo ha mejorado mucho, incluso me he puesto ha hacer algo de ejercicio, cosa muy extraña en mi. No puedo decir que mi vida sea todo aquello que siempre soñé, para eso aún falta mucho, pero realmente no me puedo quejar. Ya no tengo esa necesidad extraña y poco saludable de dejar este mundo.

Mis días pasan deprisa, lo cual valoro enormemente. Aún no se de qué asignaturas me matricularé (en realidad sólo dudo entre 2, pero queda más tremendista así xD) ni siquiera si habré hecho bien la beca o no, que la Web del ministerio no se puede decir que funcione bien.

¿Qué más? Ah si, he bajado un poco el ritmo de juegos en la(s) consola(s) porque se me ha trizado el Spirit Tracks y es que no puedo con él. Creo que lo voy a tener que considerar malo... y no me hace ninguna gracia.

Para el Blog tengo pensados ya unos cuantos artículos, principalmente críticas al mundo y/o grupos sociales, aunque también algún que otro análisis de los juegos que me he ido pasando y cosas así. Pero no prometo nada que ando bastante oxidado en esto de escribir.

¿Y el título? os preguntareis. Pues el título del post se debe al tema al que llevo dándole vueltas ya un tiempo... El "amor". Dicho así queda muy cursi, y realmente lo es. Además es un sentimiento que te hace cometer muchas, muchísimas estupideces. Por ese sentimiento se comenten muchos errores aunque lo único que quieras sea sentirlo y no lo sientas de verdad. Por él se sufre mucho, y realmente no compensa. Y yo debería aborrecerlo después de estos 22 años.

Pero, realmente... no se muy bien por qué, sigo creyendo en el amor. Supongo que se debe a mi afición a las películas de Disney, que me han acompañado durante toda mi vida (me he visto 2 estos últimos días sin ir más lejos). Pero la cosa es que sigo pensando que, ahí fuera, en algún lugar, está mi Rapunzel/Bella/Tiana/Kairi/Ariel/Minnie... en definitiva, mi media naranja.

Se que algún día ese sentimiento llegará a mi y lo hará de forma correspondida aunque no sea exactamente igual que en las películas xD ya que el mundo real no es precisamente un cuento de hadas. Pero bueno, yo que soy un estúpido sigo creyendo en esos cuentos y sigo teniendo el convencimiento de que, de alguna manera, se pueden hacer realidad.

2 comentarios:

Sara1618 dijo...

Todos hemos pasado alguna vez -y de manera más o menos prolongada- por la etapa de querer dejar este mundo, debe ser algo asociado a esos horribles genes humanos.
Pero todo llega y todo se pasa; seguro que hay alguien =)

twisen dijo...

Lo importante es superar esas etapas y no tenerles miedo, son parte de la vida y bueno, se aprende mucho de ellas.
P.D.
Gracias por comentar xDD, que siempre es agradable conocer lo que piensa alguien que no seas tu mismo xDD.