lunes, 13 de marzo de 2017

Primeras impresiones de Nintendo Switch



Bueno, después de 9 días con la consola nueva de Nintendo creo que ha llegado el momento de que me explaye un poco con mis impresiones sobre la misma. No se puede decir que haya jugado una barbaridad, los ratitos muertos de la siesta, pero si que habremos superado las 10 o 15 horas durante estos días. A modo de resumen os diré que es una consola muy Nintendo, la Nintendo actual, para lo bueno y también para lo malo.
En primer lugar comentar el aspecto físico de la consola. Es muy pequeñita. Como un teléfono grande de los que tanto se venden ahora, phablets los llaman. Tiene una ranura superior para la ventilación de su procesador/gráfica, las entradas para los juegos y las tarjetas de memoria, y el USB Type C para cargarla y conectarla a la televisión. Lo más endeble, a mi parecer, es la patita trasera que permite colocarla en modo "tabletop". Sigo pensando que debería llevar 2. La pantalla se ve muy bien y responde a los eventos táctiles como se espera de ella.
Por su parte, los joycon son muy pequeños pero también muy manejables. He jugado con ellos tanto en la consola, como en el soporte tipo mando o por separado y la verdad es que son muy cómodos. Para que os hagáis una idea, cuando juego en la tele me resulta más cómodo coger cada uno, por separado, con su cuerdita de seguridad, que usarlos en el soporte para "mando". No se, se sienten muy bien.
Los modos de uso de la consola están bien. Es cierto que pasa del modo tele al modo portatil en un momento, y al revés también. Pero yo sigo diciendo que eso ya se hacía hace años con el típico cable RGB y también pasaba de una a la otra sin problemas. Pero bueno, si, en este caso es una pijadita chula, para qué negarlo. Ahora, eso si, bajo mi punto de vista, todos los modos tienen sus problemas, al menos en "los" juego"s" que he probado.
El modo TV es, pues lo que es, una consola de sobremesa, de la pasada generación, que se ve muy bien, porque han pulido el diseño artístico, pero que sufre de ciertas ralentizaciones de vez en cuando que no deberían ocurrir.
El modo portátil, con los mandos adosados a los lados, se ve genial. Se siente un poco grande, pero no pasa nada, es completamente inmersivo. El problema de este modo, a mi parecer, es que no es una consola para llevar por la calle, no es "portátil" como lo sería una 3DS. Puede que para viajes largos en tren o avión si, pero para otra cosa no. Además, la unión de los joycons con la consola puede parecer un poco endeble tras una sesión media de juego.
El modo "tabletop", o sea, haciendo la consola las veces de tele funciona muy mal, bajo mi punto de vista, con juegos de alto contenido gráfico como el Zelda. La pantalla es demasiado pequeña para jugar a cierta distancia de ella y no funciona. Todo lo bueno que tiene el modo portátil en este sentido lo tiene este modo de malo. Ahora bien, con juegos especialmente diseñados para ser multijugador en este modo es muy chulo. Juegos sencillos, con gráficos grandes y donde lo importante es, precisamente, la interacción con otros jugadores, perfecto.
Como veis, la consola cumple lo que promete. Yo, de momento, sólo he podido jugar al Zelda, que es el único que me he comprado (y casi el único juego de la consola en este momento) y una demo del Snipper Clips. Del primero solo puedo decir que es, con honores, uno de los mejores juegos de la historia, y que sólo lo estoy empezando. Del segundo, que me ha sorprendido muy gratamente, es muy chulo y me hace plantearme muy seriamente su compra dentro de unos meses.

Y bien, ahora pasemos a las cosas malas ya que, como he dicho, le sobran y todas son muy Nintendo. En primer lugar, la falta de información de casi todo lo relacionado con la consola no es de recibo. Ahora que la consola ha salido a la calle aún Nintendo no ha dado información de muchas de las cosas que la rodean. Tuvimos que enterarnos de la horrible vuelta de los códigos de amigo porque... estaban en la consola. El modo online de pago, con unas opciones muy inferiores a la competencia, no es aceptable en una consola que se vende con el apelativo de "consola multijugador". Además, sin muchas de las opciones que hoy en día deberían ser obligatorias en cualquier comunidad online que se precie. Los trofeos, por ejemplo, es algo fundamental a estas alturas.
Por otro lado tenemos la carencia absoluta de juegos. Es cierto que ha salido un juego de altísima calidad como es el Breath of the Wild, pero no podemos olvidar que también ha salido para la consola para la que se diseñó, WiiU, consola a la que habría proporcionado una merecida resurrección. Los precios de los pocos juegos con los que sale no le ayudan tampoco, y mucho menos el hecho de que la mayoría llevan ya meses, o años, en otras plataformas.
Otro punto negativo, y este ya si que no lo entiende nadie, es el hecho de no poder sacar las partidas guardadas de la consola. Ya es incomprensible el hecho de que no se guarden en el cartucho, como han hecho siempre, pero además ¿que no se puedan salvaguardar de roturas de la consola? No tiene ningún sentido, ninguno.
Una consola que, al encenderla está vacía, completamente vacía, y sin posibilidad de traer contigo juegos de la generación anterior, ni portatil, ni sobremesa, ni digitales. Y es que las compras digitales tampoco son retrocompatibles, y quedan ligadas a la cuenta y no a la consola de una forma un tanto... singular. Vale que Nintendo es siempre en la que se inspiran los demás pero ¿por qué no incorporar las cosas que funcionan? El principal problema que tiene esta compañía es que se empeña en repetir y repetir errores que tienen una solución muy sencilla.
Ah si, y el hecho de que la pantalla no venga con protector y la base para conectarla a la tele raye la misma... o que el soporte para los joycon que viene con la consola, ni cargue los mandos ni les sirva de batería, aunque el que venden por separado si que lo hace... Cosas que parecen no haber sido pensadas lo suficiente, cosas que contrastan mucho con el hecho de haberle añadido una sustancia terriblemente amarga a los cartuchos para que los niños no se los coman. ¿Cómo casa que la misma compañía sea capaz de ambas cuestiones?

En fin, que la nueva consola tiene luces y sombras. Aún así, hasta el momento, ha sido el lanzamiento más exitoso de la compañía. Al menos si nos fijamos en los primeros días de cada una de ellas. Éxito que merece más reconocimiento si cabe teniendo en cuenta que no nos encontramos en una fecha muy habitual de lanzamiento de nuevas plataformas. Ahora ya sólo queda esperar a ver con qué juegos nos va sorprendiendo, qué fallos soluciona y qué nuevas posibilidades nos ofrece. La 7ª sobremesa de Nintendo acaba de comenzar su vida, a ver, al final de la misma, en qué posición queda respecto de sus antecesoras. Sólo nos queda decir

¡Larga vida a NX! ¡Larga vida a Nintendo Switch!

No hay comentarios: