jueves, 19 de enero de 2012

[Critica Literaria] La Puerta de los Tres Cerrojos – Sonia Fernández-Vidal

Ya es hora de hacer mi segunda crítica ¿no? Al menos eso me llevo diciendo un mes... pero he estado demasiado ocupado. Ahora ya urge hacerla porque esto a punto de acabar el siguiente libro y esa crítica no querría demorarla tanto.


Título: La Puerta de los Tres Cerrojos
Autor: Sonia Fernández-Vidal
Editorial: La Galera
Colección: Narrativa Singular
Páginas: 201
Precio orientativo: 14,90€

Antes de nada hay que dejar clara una cosa. Este libro es de literatura Infantil-Juvenil. A mi hermana de 10 años le está gustando mucho, y yo disfruté de su lectura, pero el tamaño de la letra, los dibujos y la historia dejan bien claro el público al que va dirigido mayoritariamente.
Una vez aclarado este punto podemos empezar a hablar sobre el libro. La Puerta de los Tres Cerrojos es una novela fantástica que trata de introducir a los más pequeños en el increíble mundo de la física cuántica. No diré, como mucha gente, que esta es la primera novela que mezcla la fantasía y la cuántica, porque no es así, por ejemplo se me viene a la mente "Alicia en el País de los Cuantos" como novela de la misma temática. Lo que si que es cierto que, hasta donde yo se, esta es la más sencilla, la más adaptada a los pequeños y también la primera española que se publica xD.
¿De qué trata el libro? Nos cuenta la historia de Niko, un niño que un día se ve sorprendido por una frase en su pared que le incita a hacer cosas diferentes, siempre que quiera que su vida cambie, lo que le lleva a cambiar la ruta de camino a clase y toparse con una extraña construcción hacía la que se ve atraído y que le transportará directamente hasta el mundo cuántico.
Allí conocerá a muchos nuevos amigos, especialmente a Eldwen, el elfo que le introdujo en el mundo cuántico, y Quiona, un hada cuántica a punto de ganárse las alas. Ambos harán de guías para Niko mostrándole las diferencias entre su mundo y el nuestro.
El el libro se tratan multitud de temas, normalmente muy complejos, como son la superposición de estados, la relatividad del espacio y el tiempo, el principio de indeterminación, los agujeros negros o el esquivo Bosón de Higgs. Pero todo ello con metáforas muy sencillas y breves explicaciones, más propias de "Érase una vez..." que de un libro divulgativo.
Precisamente eso es lo bonito de este libro, la capacidad para acercar temas tan tremendamente complejos y que se vayan haciendo naturales para las siguientes generaciones. Supongo que es un poco análogo a otros cambios de concepción como aceptar que la Tierra es esférica y no plana o que no somos el centro del universo. Conceptos que ahora nos parecen naturales pero no lo eran para nada hace unos cuantos siglos.
El estilo y la forma en que está escrito el libro, sigue la misma línea. Con el público objetivo que tiene debe ser ligero, fácil de leer y con algún dibujo que permita a los niños pasar de página sin demasiado esfuerzo, porque todos sabemos lo que les cuesta a muchos leer dos párrafos seguidos...
En definitiva, este es un libro que a mi, personalmente, me ha gustado. Se lo recomendaría a todo aquel que quiera saber un poco más de cómo funciona nuestro universo en el fondo, de cómo las nuevas teorías de la física van a cambiar nuestra manera de ver el mundo. También lo recomendaría para lectores de entre 10 y 14 años sin dudarlo, creo que es muy interesante que conozcan un poquito de estos temas y que, si les gusta, que se atrevan con alguno más divulgativo (en el sentido tradicional del término). Para lectores que ya sepan un poco de estos temas y tengan algo más de edad, igual es un poco caro, a mi me ha gustado pero entiendo que no sea la primera opción de muchos.
Conocí a esta autora en una entrevista en la tele. Sólo con el hecho de haber trabajado en el CERN ya ganó mi atención y por ahora su libro no me ha disgustado. Es más, dentro de 5 días sale su segundo libro, Quantic Love (que espero que me toque una copia firmada) y que leeré encantado como ya sabréis si sois seguidores habituales del blog.

Y ahora os dejo que tengo a Annabel Lovelace en el final de su historia y no me gustaría hacerla esperar. Espero que os haya gustado este segundo análisis y ya sabéis que recibiré encantado comentarios sobre el libro o sobre la crítica. No os preocupéis que espero que la próxima no tarde tanto en llegar (aunque con exámenes no prometo nada). Abrazos cuánticos para todos!!

2 comentarios:

Sara1618 dijo...

Suena interesante ¡cuando yo era pequeña no había libros de estos! O no los conocía... =S

twisen dijo...

Lo más parecido, probablemente, fuera "El diablo de los números", un libro muy muy bueno y didáctico (junto con Donald en el País de las Matemáticas son los responsables de mi amor a los números xD).